• Óscar Ousinde Suárez

¿Qué es la genómica?

Conocer la genómica de vacas y novillas nos lleva a conocer el potencial genético de las mismas, pudiendo tomar decisiones importantes a la hora de seleccionar, recriar y cruzar los animales de la granja


El ácido desoxirribonucleico, más conocido como ADN, es la molécula de la vida. Se encuentra en todo ser vivo y lo hace ser lo que es. Define especies, razas y funciones. Cada una de las funciones de nuestro cuerpo está, en su base, dirigida por el ADN, el cual se transmite de generación en generación aportando unas características propias a cada organismo. En el ADN se encuentran los genes, que son “simplemente” una parte de este ADN con funciones muy importantes y bien definidas. En animales con reproducción sexual, estos genes se transmiten a un descendiente gracias a la combinación de las dos partes, materna y paterna. Esta combinación de genes puede ser mejor o peor pero es el potencial que hereda la descendencia y lo que definirá su futuro. Pero, ¿Cómo funciona exactamente? La respuesta se encuentra en la genómica.


La genómica estudia el comportamiento y función de los genes. Es decir, localiza genes con funciones relevantes para el individuo y estudia cómo actúan sobre él. La expresión de los genes está en muchos casos condicionada por el ambiente en el que el individuo se encuentre. Así dos individuos idénticos genéticamente pueden expresar su potencial genético de diferente forma dependiendo de su entorno y su estilo de vida. Sabemos ahora que es pero, ¿para qué sirve en el ganado bovino de leche?


Sirve para conocer y valorar a los animales de la granja. Y es que la genómica es mucho más que simples números. Se trata de analizar la granja y ver que nos puede ofrecer. Con la genómica existe la posibilidad de adentrarse en el ADN de vacas y novillas y obtener unos valores genéticos de muy alta fiabilidad. En pocas palabras, la genómica nos aporta el ser de nuestros animales.


De ahí que conocer la genómica de vacas y novillas nos lleve a conocer el potencial genético de las mismas y lo que nos pueden ofrecer, pudiendo tomar decisiones importantes a la hora de, recriar, cruzar y seleccionar donantes de embriones. Así, es posible entre otras muchas cosas, obtener el cruce ideal. Y es que los toros genómicos son hoy en día ampliamente utilizados, en la mayoría de ocasiones sin conocer la genómica de la hembra. Esto lleva a un desaprovechamiento del potencial genético del macho y la combinación genética obtenida en la descendencia puede no ser la esperada o incluso decepcionante. La información genómica se vuelve fundamental si lo que queremos es velar por el futuro de nuestra granja obteniendo la genética deseada. En próximos posts daremos algunas claves para sacarle el mejor partido y aplicarla de forma práctica.


Como dijo Francis Bacon, “el conocimiento es poder”. En genética bovina, la genómica también lo es.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo