• Martín Bonet Bó

Producción de embriones In Vivo VS In Vitro: ¿Cuál es la mejor elección?

En la actualidad existen diferentes estrategias para llevar a cabo el progreso genético, pero sin duda las que resultan ser más efectivas son la producción de embriones in vivo (MOET) e in vitro (FIV).


La gran pregunta que surge a continuación es: ¿Qué técnica debo usar yo?


Pues bueno, para tranquilidad de todos, no debemos posicionarnos de un lado o de otro renunciando a una de las dos porque son técnicas complementarias perfectamente compatibles. De hecho, muchas veces será el propio animal el que nos dé las claves para trabajar con una técnica u otra. Para ello es necesario conocer las características de cada una con sus ventajas, desventajas y limitaciones, lo que supondrá que la toma de decisiones sea más sólida y argumentada.


In vivo

Esta es una de las primeras opciones que viene a la mente cuando se busca aumentar la eficiencia y la ganancia genética de un animal. La producción in vivo supone inseminar una vaca que previamente ha sido superovulada y a los 7 días se le realiza el lavado (flushing) para colectar los embriones. Estos se pueden congelar o transferir en fresco.


In vitro

Esta técnica consiste en aspirar los ovocitos no fertilizados (OPU)que hay dentro de los folículos en los ovarios de la donante. Tal y como dice la Dra. Shantille Kruse, enlace del programa de in vitro de Boviteq, Madison, EEUU: la producción in vitro puede generar embriones de donantes que no funcionan bien in vivo debido a problemas en los oviductos, la formación del cuerpo lúteo o el mantenimiento de la progesterona. Los ovocitos recuperados se maduran y fertilizan un día después de la aspiración y se transfieren siete días más tarde o también se pueden congelar.


Principales características productivas de ambas técnicas:



Teniendo en cuenta las características de cada técnica, a continuación, se presenta una tabla resumen sobre que técnica deberíamos usar según el tipo de animal sobre el cual se desee trabajar:



En general en Holstein y dentro de los programas genéticos recomendamos un uso combinado de ambas técnicas fijando una descendencia objetivo por donante de 10 hijas. Lo resumimos en el cuadro adjunto.


En conclusión, ambas técnicas nos dan la oportunidad de realizar un salto genético en un corto periodo de tiempo, multiplicando la descendencia de los mejores animales, adaptado al sistema de producción de cada ganadería. Como hemos visto, las dos técnicas presentan ventajas y desventajas, por lo que, la elección entre producir embriones in vivo e in vitro se basa principalmente en dos parámetros principales: por un lado está la condición propia del animal en un momento determinado, que nos va a encaminar sobre nuestra toma de decisión, lo que supone tratar al animal de manera individual, y por otro lado hay que tener muy presentes los objetivos finales que se persiguen, de esta manera aprovecharemos al máximo cualquiera de las dos estrategias y la ganadería será más eficiente. Si pretendemos almacenar embriones congelados para venta o para uso futuro la técnica in vivo es más apropiada. Si el resto de condicionantes aconsejan la FIV entonces es importante disponer de receptoras para poder transferir el máximo de embriones en fresco.


Embriones producidos In Vivo
Ovocitos recién aspirados



 

Bibliografía


Kober, Sara. (7 de julio, 2017). Trans Ova Geneteics.In Vitro Fertilization & Embryo Transfer: A Comparison. Recuperado de http://www.transova.com

Krymowski, Jaclyn. (26 de febrero, 2018). Progressive Dairyman. In vitro fertilization or embryo transfer? A decision-making guide. Recuperado de https://www.progressivedairycanada.com/

Mikkola, Marja. (6 de febrero, 2019). AETE. Commercial Embryo Transfer Activity in Europe 2018. Recuperado de https://www.aete.eu/














0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo