• Óscar Ousinde Suárez

La genómica como herramienta de selección de raza frisona

La genómica permite una gestión económica y genética de la granja como nunca antes se había visto, pudiendo seleccionar animales a los pocos meses de su nacimiento


Blurton presenta la primera patente de una ordeñadora automática en 1836. En 1892, John Froelich inventa y patenta el primer tractor de la historia. Todos ellos son grandes inventos sin los cuales el trabajo en una granja de bovino de leche parece inasumible a día de hoy. Son maquinaria básica de trabajo diario y cada vez aparecen nuevas herramientas que aportan una gran ventaja a las granjas de leche. Una de las herramientas más innovadoras de gestión es sin lugar a dudas la genómica, algo que marcará y asegurará el camino de las granjas del futuro. Pero, ¿en qué sentido puede ayudar la genómica a gestionar una explotación lechera?


La genómica es una herramienta muy útil para conocer el potencial genético propio de cada animal, pudiendo conocer a muy tempranas edades todo lo que puede ofrecer en términos de producción lechera y funcionalidad. Cada vez, es más imperativo el uso de la genómica como herramienta de selección animal. La gran mayoría de sementales disponibles en el mercado son seleccionados y valorados en base a sus datos genéticos, obtenidos en pruebas genómicas. La misma importancia debe de tomar la selección vía hembra.



La gran ventaja de conocer el potencial genético de un animal a las pocas semanas de su nacimiento, proporciona la capacidad de selección de los mismos dependiendo de la orientación de la propia granja. Existen granjas donde puede tener un mayor interés la selección de animales con altas producciones lecheras, mientras que en otras la tendencia es a la obtención de mayor cantidad de sólidos en leche (grasa y proteína). Ese animal que es vendido simplemente por exceso de novillas nacidas, ¿Qué o quién nos dice que no estamos dando de lado a la nueva número uno de nuestra granja? La respuesta es sencilla: hay que acudir a sus índices genómicos. Los animales innecesarios no seguirán ocupando lugar en nuestra granja, incluso la mejor puede convertirse en donante de embriones para expandir toda su genética.


Además la selección genética contempla la posibilidad de selección de animales con mejores caracteres funcionales y morfológicos siempre en función de las necesidades y preferencias del/a ganadero/a.


La correcta selección vía hembra y vía macho es la clave para obtener una genética del ganado holstein correcta. No existe una genética perfecta, ya que puede variar en cada granja, lo que sí existe es una selección animal correcta y la mejor forma y más fiable de obtenerla es con la ayuda de la genómica. Una mala selección animal lleva a la granja a un declive genético del que resulta muy difícil recuperarse. Dado el prolongado periodo de gestación en bovino resulta clave no perder la genética de animales considerados buenos, combinándolos con el macho que mejores características nos aporta para asegurar el futuro de la granja a través de la nueva descendencia. Simplemente hablar de genómica en ganado frisón es hablar de futuro y rentabilidad.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo