• Daniel Martínez Bello

Empecemos por el principio: ¿En qué consiste hacer embriones?

Hoy en día conviven en el campo 2 técnicas relacionadas entre si para producir embriones con nuestras vacas. La técnica in vivo o de MOET (Multiple Ovulation & Embryo Transfer) y la Fecundación In Vitro (FIV). El cometido de ambas técnicas es producir embriones con una vaca o novilla de interés (donante) para que cada uno sea gestado por otra vaca o novilla de bajo valor genético (receptora) y así lograr una mejora genética rápida o incluso cambiar de raza.


La producción de embriones in vivo, a la que nos referimos muchas veces como MOET o incluso ET (Transferencia Embrionaria), empieza con el tratamiento con Hormona Folículoestimulante (FSH) de una hembra no preñada y cíclica, durante 4-5 días, al cabo de los cuales se insemina 2-4 veces, con semen convencional, sexado, o ambos. Tras 7 días se hace el lavado del útero por vía vaginal atraumática y los embriones se recogen en un recipiente para examinarlos con lupa, separar los viables de los degenerados y de los no fecundados, para finalmente clasificarlos por calidades. Los embriones viables obtenidos de esta forma pueden ser transferidos en fresco a receptoras que previamente se han sincronizado, encontrándose en día 7 de ciclo (misma “edad” que los embriones) o bien congelarse para su uso posterior, comercialización, etc. La congelación se realiza en pajuelas añadiendo un crioprotector (por ejemplo el etilenglicol) que permite su descongelación y transferencia directa, haciendo su uso muy práctico a nivel de campo.


La Fecundación In Vitro toma los ovarios de la donante como fuente directa de ovocitos. Todo el proceso de desarrollo (hasta el día 7) se realiza en el laboratorio dentro de incubadoras que controlan la Tª y la atmósfera simulando las condiciones del oviducto y útero en cada una de las fases: maduración in vitro (MIV), fecundación in vitro (FIV) y cultivo in vitro (CIV). El procedimiento se puede llevar a cabo tanto en una vaca recién sacrificada en matadero como muerta en la explotación y, por supuesto, en vaca viva. En los dos primeros casos es importante que los ovarios no se enfríen (actuar rápido tras el sacrificio). En caso de que la recuperación de ovocitos se haga sobre vaca viva, se realiza una técnica de punción ovárica guiada por ecografía conocida como OPU (Ovum pick-up). Con esta técnica aspiramos los folículos presentes en los ovarios con un sistema dotado de agujas especiales, tubulaciones estériles, bomba de vacío, medios apropiados, etc. Esto es lo que de forma general denominamos aspiración de ovocitos, o “aspirar una vaca”. Los gametos femeninos que se obtienen de esta forma, están en estado inmaduro y se llaman ovocitos. Estos deben ser sometidos a maduración in vitro (MIV) por 22-24h, luego 18 horas de cultivo con el semen (FIV) una vez procesado (centrifugación, lavado, etc), y finalmente cultivados (CIV) hasta el día 7-8 post fecundación. Estos embriones serán utilizados para transferencia en fresco (óptimo), igual que en el caso de MOET, o bien congelados por algunos de los dos métodos disponibles: vitrificación (más eficiente) o congelación lenta (permite transferencia directa a la descongelación pero su rendimiento es peor a día de hoy).



Esquema de lo que ocurre en la producción de embriones, desde la ovulación, la fecundación y primera semana de desarrollo en el tracto genital de la vaca. La parte incluida en el recuadro rojo es la que se hace en el laboratorio en el caso de la FIV. El laboratorio sustituye la función del oviducto y útero maternos.




0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo