• Tania Verdía Cotelo

Buenos congeladores VS malos congeladores

Desde que se usa la criopreservación de semen, es sabido que este proceso afecta negativamente a los espermatozoides pues la viabilidad del semen descongelado ronda el 70%. Aún así, es obvio, que hay ciertos toros a los que la criopreservación afecta más negativamente (malos congeladores) que a otros (buenos congeladores).


El proceso de criopreservación afecta negativamente tanto a las espermatozoides como a los embriones. Este post se va a centrar en la criopreservación seminal y dejaremos la criopreservación de embriones para otro momento. Los factores que afectan a la congelación de espermatozoides son numerosísimos; tipo de diluyente, tipo de crioprotector, curva de descenso de temperatura, geometría del envase, presión osmótica, el pH, tipo de antibiótico, procedencia de los espermatozoides, condiciones de almacenamiento, modo de descongelación…. pero este post se va a centrar en la variabilidad individual. ¿A qué me refiero con variabilidad individual?


Pues bien, tal y como aparece en el título, existen lo que se considera como buenos y malos congeladores. Esta clasificación se basa simplemente en la idea de que, no el semen de todos los toros soporta de la misma forma los daños causados durante la congelación y descongelación ni del proceso de sexado. De ahí que se puedan clasificar los toros como buenos congeladores (los que sufren pocos daños durante estos procesos) y malos congeladores (los que una vez se descongela la muestra, ésta tiene su calidad muy mermada). En los últimos años se han realizado numerosos estudios donde se demuestra esta idea y en este post, voy a exponer de forma muy resumida los resultados de un estudio donde se compara la fecundación y la producción de embriones de diferentes toros. En la tabla asociada se pueden ver 6 toros diferentes (A,B,C,D,E,F) y cada uno de ellos tiene asociado un porcentaje de fecundación y producción diferentes. Cabe destacar que, en este caso, las variaciones en los porcentajes sólo pueden ser atribuídos a características intrínsecas de cada toro pues, el proceso de congelación, sexado y descongelación han sido iguales para los seis animales.


Centrándonos en los resultados que nos muestra la tabla, podemos observar marcado en verde los toros que podríamos clasificar como buenos congeladores y en rojo los que se clasificarían como malos congeladores. ¿Por qué se han clasificado así estos toros?


Debemos fijarnos tanto en el porcentaje de ovocitos fecundados como en la producción de embriones. Para que podamos verlo de forma más sencilla, vamos a comparar extremos: el toro B y el toro C. En primer lugar nos fijamos en el porcentaje de ovocitos fecundados porque si un toro no fecunda, no va a producir embriones. Pues bien, el toro B (clasificado como mal congelador), consigue una fecundación del 16.3% mientras que el toro C (clasificado como buen congelador) llega hasta el 66.3% de ovocitos fecundados. Alrededor de cuatro veces más ovocitos fecundados. Por otro lado tenemos el porcentaje de producción de embriones que es lo que al final nos interesa más en nuestros tratamientos. En este caso, el toro B llega a una producción del 4.1% mientras que el toro C alcanza el 28.3%, el buen congelador produce unas 7 veces más embriones que el mal congelador.


En conclusión, no todos los toros son igual de efectivos debido a características intrínsecas de sus espermatozoides. No se puede generalizar en relación con los resultados de un tratamiento si no se sabe previamente cómo funciona el semen de cada toro.





BIBLIOGRAFÍA

Barceló-Fimbres, M; Campos-Chillón, LF y Seider Jr, GE. 2010. In vitro fertilization using non-sexed and sexed bovine sperm: sperm concentration, soreter pressure, and bull effects. Animal Reproduction and Biotechnology Laboratory, Colorado State University, Fort Collins, CO, USA.



0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo